Los juguetes didácticos como medio de recreación y aprendizaje

Para poder definir a los juguetes didácticos tendríamos que interiorizarnos en el significado propio de las palabras que lo componen; de este modo podemos considerar al juguete como un objeto intermediario que favorece el desarrollo del juego.

Si bien el juguete está marcado a través de la historia y de la globalización por matices industriales y económicos, no por ello deja de tener un fin educativo de acuerdo con los aportes que hace a cada ser en formación. De esta manera podemos afirmar que cualquier objeto -desde una simple hoja hasta un complejo rompecabezas- , puede constituirse como juguete desde el momento en que comienza a desarrollarse el juego.

Es así que para poder hablar de que un juguete es didáctico o educativo, no hay que tener en cuenta el valor intrínseco, sino el que cada niño o niña le da al momento de jugar y donde comienza a influir en el desarrollo o en la formación de cada individuo.

Sin embargo hay juguetes que, por su concepción y construcción, logran que este proceso de formación que se da al momento del juego se obtenga con mayor facilidad y profundidad. Entonces, al hablar de juguete didáctico, se pueden hacer dos diferenciaciones básicas. El juguete con un fin didáctico o con un fin educativo.

Puede hablarse de juguete educativo cuando contribuye al desarrollo infantil, ya que a través del juego los niños despliegan distintas capacidad que favorecen su evolución personal y social. Este efecto se produce ya que el juego afecta las distintas áreas de la personalidad como la creatividad, la intelectualidad, la sociabilidad, la afectividad. Se logra un progreso en el pensamiento, en la atención, la memoria, la creatividad, el lenguaje autóctono y lenguajes externos, entre otros.

Desde otro punto de vista puede considerarse al juguete como didáctico, no tanto a nivel de hogar sino en mayor medida a nivel educativo, ya que muchos de ellos permiten afianzar o ejercitar conocimientos relacionados con el ámbito escolar. Hay juguetes específicos que se utilizan como instrumentos para la enseñanza en las distintas áreas de la educación como el lenguaje, la matemática o las ciencias. Puede ser el caso de una pequeña balanza de platillos que se utiliza para comparar el peso de dos objetos.

Tanto al hablar de un juguete didáctico o de un juguete educativo, podemos mencionar distintos aportes que estos realizan a nivel personal más allá del perfeccionamiento educativo. Entre ellos se encuentra el desarrollo motor, el desarrollo imaginativo, el desarrollo social, el desarrollo afectivo y el desarrollo de los sentidos.

El desarrollo motor es aquel en el que intervienen el control y crecimiento del cuerpo humano. Es muy importante en los primeros años de vida ya que es cuando madura y se perfecciona la capacidad innata para poder controlar los diversos músculos del organismo. Los objetos lúdicos pueden referenciarse en dos grupos: los juguetes de motricidad fina y los de motricidad gruesa. La diferencia radica básicamente en el tipo de movimiento que favorecen. Los de motricidad gruesa, están comprometidos en fortificar el uso de los músculos que permiten los movimientos básicos como el sentarse, el darse vuelta, gatear o caminar. En cambio los de motricidad fina son responsables de controlar movimientos más precisos como mover la boca, los ojos, las manos, los pies y los dedos.

Por lo general estos movimientos se dan en conjunto y no individualmente, ya que al jugar se involucran varias partes y actividades del cuerpo simultáneamente.

El desarrollo social y afectivo es el que hace referencia a las emociones. En cada juguete didáctico se perfecciona la capacidad de hallar sentimientos, tanto positivos como negativos. La alegría, la tristeza y la felicidad son ejemplos con los que los niños se encuentran con cada paso que dan en la vida. Los diversos juguetes didácticos favorecen la habilidad o capacidad de desarrollar y fortalecer esos sentimientos que reciben del entorno inmediato de la familia y amigos.

A través del desarrollo de los sentidos (visual, táctil, auditivo, olfativo y gustativo) el niño recibe el contacto más importante con el mundo que lo rodea. Esto valoriza aún más la necesidad de que sean ampliamente y eficazmente desarrollados en los primeros años de vida, logrando a través de los distintos juguetes (comprados algunos y caseros otros), exponerlos a variadas situaciones como pueden ser: diferentes texturas (liso y rugoso), distintos sonidos o ruidos, diversos colores y sabores.

El desarrollo imaginativo y de la creatividad, se presenta en el momento en que el infante comienza a idealizar un mundo propio alrededor del juego, donde comienza a crear dibujos, historias o simplemente a colorear un objeto innovando o diferenciando lo establecido por las reglas. En este momento del juego es donde el niño logra relacionar el mundo de lo real y el de lo irreal en uno mismo y hacer su propio mundo basado en las alegrías y los temores, los errores y los aciertos. El teatro de títeres, permite desarrollar muy bien este sentido imaginativo ya que aporta una espacio propicio para que el niño despliegue su propia obra donde se involucran las realidades sociales con la imaginación de ideales que quisiera tener y no tiene.

Todo esto determina la calidad que deben poseer los juguetes didácticos, ya que esta no depende solo de cómo están confeccionados de acuerdo con sus materiales, sino también a la calidad que deben tener educativa como didácticamente, especialmente en los juguetes que son adquiridos. Los que son confeccionados en casa, suelen ser más rudimentarios y menos seguros, suplen ambas deficiencias con la cercanía de lo conocido y el calor de lo creado con afecto.

Es por ello que al momento de la compra se deben tener en cuenta la presentación, los materiales con los que está confeccionado, la adecuación a la edad teniendo en cuenta los distintos aspectos evolutivos y educativos que aportan y la atracción que puede ejercer el juguete en el niño, en especial cuando se tratan de aquellos que aportan un grado más de complejidad en la enseñanza.

INGRESA A TU CUENTA